"Tengo bronca porque me prometieron mil veces que iban a arreglar las calles y no lo hicieron"

Queja de un vecino desilusionado.


Ezequiel Mozzino, es un vecino que recientemente se hizo conocido porque puso a la venta su casa alegando que estaba cansado de que la Municipalidad no solucionar los problemas que se registran en su barrio.




Mozzino, de oficio pintor, colocó un cartel en el frente de su vivienda, ubicada en Larrea y Aristóbulo del Valle, con la leyenda “Vendo, acá el cambio nunca llegó”, una suerte de ironía sobre la falta de respuesta que ha recibido de parte del Ejecutivo municipal.
La foto que tomó del frente de su casa fue rápidamente viralizada entre los vecinos de Chacabuco tanto en Facebook como a través de WhatsApp. A pesar de eso, según Mozzino, nadie de la Municipalidad se ha acercado al lugar para hablar sobre el tema.
Cabe recordar que este sector de la ciudad, ubicado al norte de la estación de trenes, se inundó en el 2015 y fue visitado más de una vez por el actual intendente Víctor Aiola durante su campaña.
Desde entonces y hasta la fecha, Mozzino ha reclamado que las autoridades cumplan con su promesa de arreglar las calles, dado que por el estado en el que se encuentra, no se pueden usar para circular. De hecho, Mozzino accede a su casa a través de los lotes que todavía no han sido ocupados, en lugar de usar Aristóbulo del Valle.
Otros problemas que sufre son la falta de presión en la red de agua y de tensión en la red eléctrica por la cantidad de enganchados que hay en lss inmediaciones.
“Nunca vinieron a arreglar una calle ni a hacer nada -comentó el vecino-. Esa es la bronca que yo tengo. Me han prometido que iba a venir a arreglar las calles y nunca hicieron nada. Yo hace 2 años que estoy viviendo acá, pero hace tres años que estoy en el barrio porque fue cuando comencé a construir la casa. Fue cuando ellos comenzaron la campaña y me vinieron a decir que iban arreglar las calles y hacer otras obras. Hace tres años que los estoy esperando y nunca vinieron”.
“Aristóbulo del Valle, Larrea y Doctor Fernández son calles intransitables -agregó Mozzino-. Cuando llueve y tengo que llevar a la nena al colegio, no puedo salir. Ella pierde días de clase porque no la puedo llevar. Yo quiero que estén en condiciones las calles para poder salir, porque si lo hago como están las calles ahora, en medio de la lluvia, por ahí me caigo o se cae la nena”.

–¿Más allá de la foto del cartel de venta que circuló por las redes sociales y WhatsApp tuvo contacto con los funcionarios municipales?
–Yo estoy seguro que a los funcionarios llegó porque yo conozco a la mayoría. Muchos me han venido a prometer que iban a arreglar las calles y nunca lo hicieron. El propio Víctor (Aiola) me atendió tres o cuatro veces en su despacho. Nunca vino. Confié en el intendente y no lo he visto circular por estas calles. Creo que no vino porque no hizo nada.

–¿También tiene problemas con el agua corriente y la electricidad?
–Ahora en verano creo que va a ser una cuestión de renegar todos los días con el agua y la electricidad. Hay alrededor de 40 familias enganchadas de la luz y el agua. Cuando me vine a vivir aquí, (Osmar) Echevarría fue el único funcionario que me dio una mano. No había red de agua y me dijo ‘en 15 días la tenés’ y así fue. Es el único funcionario de Aiola que me prestó atención. Desde ese día, se comenzaron a enganchar todos al caño. Yo pagué la conexión y hoy si abro la canilla no tengo agua. La luz se corta a cada rato porque están todos enganchados. Hace un tiempo explotaron los cables. Sigo esperando que venga una autoridad y me diga que van a solucionar los problemas, no sé, en un año, pero que se acerque alguien. Es difícil confiar en alguien.

–¿Realmente quiere vender la casa por toda esta situación?
–Sí, ya lo hablamos con mi señora y mi hija. Si viene alguien interesado, la vendo, porque así no se puede estar más. Un ciudadano que quiere vivir dignamente, pagando todo lo que se tiene que pagar, así no puede vivir. Esta es la casa de un trabajador. Todos los que trabajan se merecen tener su casa. No se hacen cargo de nada. Ellos dijeron que habían pasado 12 años de desidia antes. Acá hay tres años de desidia. En total son 15 años. Yo sigo esperando. Ojalá que alguien venga y soluciones los problemas. Creo que en medio día se puede hacer. Eso me da más bronca. Si se llega a inundar otra vez el barrio, pierdo un montón de plata. Yo hice un montón de sacrificios para vivir aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparta su opinión con el resto de la comunidad