Entrada destacada

Investigan abuso sexual

La víctima estuvo internada.

Fue presentada la biografía de César "Súrinam" Fontana

 Fue presentado el libro "SRM: El hombre detrás del nombre". Se trata de la biografía de César Fontana, músico conocido comom Súrinam, escrita por Eduardo Selmi, quien lo conoce desde hace cerca de 25 años.


Selmi habló con Chacabuquero sobre su obra.

-¿Cuál fue el objetivo de escribir una biografía sobre César Fontana, alguien que está vivo y es joven?
-Rompí todas las reglas (risas). Lo importante era poder mostrar, como dice el título “SRM: el hombre detrás del nombre”. La idea era mostrar toda la persona, aunque gran parte de su vida ha sido la música. Obviamente, la parte más grande habla sobre la música, pero toca otras áreas como el deporte, porque fue un gran tenista, su pasión por los caballos, toda su familia, que fue un pilar fundamental en su vida, y la presentación de la mayor cantidad de amigos que ha tenido desde su infancia hasta la actualidad, todas las formaciones de la banda, los recitales más importantes que ha hecho, los concursos y premios que ha ganado. Es una historia bastante completa en un libro de más de 500 páginas.

-¿Esto surge de su conocimiento personal de Fontana y de alguna entrevista con él?
-Hice una entrevista con él y luego fui entrevistando a músicos de la banda, familiares, amigos. A Checho lo conozco desde que tocó con Suriman por primera vez, en el año 1994. Era mi alumno. Lo preparé para la facultad de Veterinaria. Lo traté desde que era muy chico. Después, hubo unos años que no nos vimos, cuando él estaba en la Capital Federal. A su vuelta, después de Cromañón, nació esta amistad que perdura hasta el día de hoy. Arranqué siendo un fanático de la banda y terminamos siendo amigos.

-¿Por qué coloca a Cromamón como un punto de cambio?
-Porque cerraron los lugares para tocar en Buenos Aires y decide volver a Chacabuco. Es donde empieza con su historia con Suriman en Chacabuco hasta el día de hoy.

-¿Cómo ve la carrera de Fontana como músico?
-Lo fundamental, lo que valoro en el libro, es a la persona, pero como músico, es algo histórico para Chacabuco. Creo que no ha sido reconocido aún como una persona que tiene casi 25 años con la música, 18 discos en su haber, o sea, 16 en la calle, y 2 que están por salir, siempre con sus letras y melodías propias, sin hacer covers, que es lo más fácil arriba de un escenario. Eso es lo que más valoro. La gente, puede que no sepa el trabajo que él hace en su estudio él solo. Graba todos los instrumentos, masteriza, tiene algún músico invitado, y después tiene su banda para el vivo. El trabajo árduo lo hace él, encerrado solo en su estudio.

-¿O sea que la idea es enviarle un mensaje a la comunidad de Chacabuco?
-Soy de la idea de que a los homenajes hay que hacerlos cuando las personas están en su esplendor. No eso de que la gente es buena cuando ya no está. Él es una persona muy joven, con mucha vitalidad, con ganas de seguir haciendo cosas. Acá va la primera parte. Si alguien se anima, que escriba la segunda.

Por su parte, Fontana dijo lo siguiente.

-¿Qué siente al tener su biografía escrita mientras vive?
-Es el homenaje de un amigo. Yo estoy muy contento. A veces parece algo irreal, siendo tan real que un amigo reconozca a otro. Eso me llena de orgullo y estoy muy feliz por Edu, porque esto empezó como una locura y terminó siendo un sueño cumplido. Me pone muy feliz por él y orgullo por tener un amigo que haya hecho semejante trabajo durante tanto tiempo, pensando en alguien. Leí el libro y me encantó lo que hizo. Ojalá que lo pueda compartir con mucha gente y sea del agrado de todo el que lo lea.

-¿Cómo surgió la relación de amistad?
-Yo creo que al principio nos vimos varias veces desfilando con caballos. Después yo, con el tema de las matemáticas fui a tomar clases con él y luego de todos los años que yo estuve en Buenos Aires y volví a Chacabuco, afirmamos más esa amistad que hoy nos une. Después Edu, cada vez que tocamos, siempre está pendiente y colaborando con lo que hago con la música. Es una relación totalmente natural.

-¿Encontró en el libro algo que no recordaba que le había ocurrido?

-Sí, me pasó todo. Tengo muy mala memoria y no voy registrando mentalmente las cosas que voy haciendo. Fue todo como destapar momentos de mi vida que si no fuera por Edu, tal vez no hubiese hecho su recuento.

-¿Qué está haciendo ahora?
-Suriman es un proyecto musical propio y que tengo con unos amigos. Lo llevo adelante. Estoy permanentemente haciendo música, discos nuevos. Tengo material para grabar que está compuesto. Es un trabajo que me va a perseguir toda la vida porque siempre busco esa manera de manifestarme. Por ahí ahora en este momento de mi vida estoy con los caballos y otros cosas, pero la música es algo que uno no deja nunca, la lleva adentro. Es un medio de comunicación que descubrí hace mucho y que hasta el momento a mí me sirve para decir todo lo que pienso y siento.