Panorama poco alentador para la política educativa

Investigadora del Conicet estuvo en Chacabuco.


La investigadora del CONICET, Mariana Chaves, brindó un desalentador pronóstico sobre el futuro de las políticas educativas en Argentina. Opinó que las mismas se basarán en un modelo que considera que los jóvenes son todos iguales y su formación solamente depende del esfuerzo.
Chaves estuvo en Chacabuco encabezando una jornada de reflexión pedagógica que se organizó en el Instituto de Formación Docente N°131, en la noche del lunes.



“Lo que traje para compartir es un desarrollo de algunos de los modelos con los que el Estado se ha vinculado con los jóvenes -comentó la investigadora-. Se trata de qué tipos de jóvenes construye e interpela. Están “la moratoria social”, “el joven peligroso”, “el joven participativo”, y el “joven emprendedor”. En general, conviven los tres modelos. Si uno va hacia atrás en la historia, puede ver cuándo aparece cada uno. Depende de la gestión si se baja a alguno, o un modelo aparece con nueva forma. Quizás, a las políticas vinculadas al joven emprendedor o emprendedurismo, se las ve en el ámbito productivo, desde hace algunos años, en algunas provincias. Ahora se lo ve en el ámbito de la responsabilidad penal juvenil, en la política social. Ese modelo avanza. Puede que tenga otras características”.
“Son conceptualizaciones, modos de entender la sociedad y sirven para saber si se va a trabajar en una efectivización de los derechos, una retracción de Estado y un avance del Mercado -agregó-. El emprendedurismo cobra relevancia, porque el individuo queda librado a sus propios medios y al modelo del “hazlo tu mismo”. En lo educativo, estamos teniendo anuncios de medidas de recortes sobre el presupuesto. Eso va a perjudicar a ciertos sectores”.
“El joven emprendedor tiene que ver con la idea del “hazlo tu mismo” -continuó-. La idea es que la sociedad ofrece un mundo de oportunidades que si el sujeto estuviera capacitado las podría aprovechar. Si no lo logra, es porque no se esforzó lo suficiente”.
“El joven de la moratoria social también es un modelo bastante conservador y clasista -reflexionó-. La idea es que el joven sólo estudia y se divierte. No trabaja. No tiene familia. Es el modelo clásico de la juventud. Sobre ese modelo se organizó todo el sistema educativo. Sigue teniendo consecuencias para aquellos que tienen experiencias juveniles diversas”. 
“Mi posición es la de ampliar el Estado de derecho -opinó Chaves-. No abono los modelos del emprendedurismo o la moratoria social, ni por la del peligro. Quedan las políticas participativas y de redistribución, para que todos los sectores sociales tengan la posibilidad de mejorar su posición. Que tengan acceso a los derechos, a buena salud y educación”.
Sobre el futuro de la educación, Chaves dijo: “Lo que vamos a tener es un mayor proceso de exclusión y una profundización de las diferencias de las calidades educativas, y un avance de la mercantilización, del avance del dinero para acceder a los bienes y los recursos”.
(Nota de Cristian Otegui publicada en el bisemanario Chacabuco)