lunes, 29 de mayo de 2017

Violencia de género: "Cuando la vida depende de la orden de un juez"


(Nota pedida) El miércoles 17 de mayo, hace exactamente 11 días estábamos publicando: “Tras denuncia por amenazas de muerte, se suspende la atención a la víctima debido al paro de 48 hs del personal del Juzgado de Paz
A saber: una señora (identidad que será resguardada por el cuidado de la víctima) se acerca a la Comisaría de la Mujer y la Familia denunciando que ha sido amenazada su integridad física, de hecho hasta la muerte, por el victimario; que además ha violado el perímetro de protección determinado por el Juzgado con fecha el día 17 de mayo de 2017.
Le toman la ampliación de la denuncia y le dicen que vaya a ver al Juez de Paz para que le resuelva su situación.
Se presenta, sin compañía alguna por parte de la Comisaría, y en dicho Juzgado le informan que no será atendida ni ese día ni en las próximas 48 horas porque el Juzgado permanecerá cerrado.
Lo que pudimos averiguar es que la falta de atención se debía al paro del personal administrativos judiciales.
El viernes 19 de mayo la señora (mediante la sugerencia de Ni Una Menos Chacabuco), vuelve al Juzgado de Paz y le toman declaración. Allí el Juez le explica que el hombre denunciado había violado las reglas, la orden que él mismo había dado y que ésto era un delito.
Para que todos empecemos a informarnos, un Juez tiene 48 horas para dar una respuesta. Mediaba el fin de semana y entonces entre los tiempos de la Justicia y los de la vida había que esperar hasta el lunes 22.
La señora esperó un día y el hombre denunciado continuaba amenazándola, gritándole, tirando piedras a su casa.
Volvió a ir a la Comisaría de la Mujer el martes 23. Le tomaron otra declaración donde pedía que sacaran al agresor del terreno que comparten. El jueves 25 llamó a la Policía y no sirvió para nada.
Como todo seguía igual, el viernes 26 volvió a ir a la Policía donde dice que la atendieron muy bien pero que no pudo saber lo que el Juez dictaminó.
Hoy es lunes 29 de mayo. Pasaron 11 días y un sin fin de momentos de extrema violencia y esta situación continúa sin resolución de parte del Juzgado de Paz que no dictamina  ni hace cumplir sus propias resoluciones, aun cuando el victimario ya demostró que no teme incumplir la ley.
Tras este circuito demoledor nos preguntamos: ¿Qué más tiene que esperar el Juez de Paz de nuestra ciudad para desempeñar su función con el enorme compromiso inherente a su cargo?
Además hoy, el Juez, debe dictaminar otra orden judicial. Una madre y sus hijos corrieron peligro todo el fin de semana.
Informaremos la decisión del Juez por acción u omisión.
Sin orden judicial la Policía también queda atada de pies y manos.

Firma: Ni una menos Chacabuco.