viernes, 3 de noviembre de 2017

Piden prisión para tres policías de Chacabuco

Los están juzgando.


La Fiscalía pidio prisión para los policías de Chacabuco que están siendo jusgado por distintos delitos ocurridos hace unos años.
En unos días se conocerá la sentencia.
Dijo La Verdad de Junín:

El debate oral finalizó ayer cuando la representante del Ministerio Público y el asesor letrado de los imputados, Vanina Lisazo y Luciano Herrera respectivamente,  pronunciaron los alegatos.
Durante su exposición, la titular de la Fiscalía 1 le solicitó al magistrado interviniente, Dr. Miguel Ángel Vilaseca, Juez subrogante Correccional, que el ex Jefe de Calle de la Comisaría de Chacabuco durante el 2013, Sebastián De Tito, sea condenado a cumplir una pena de cinco años de prisión e idéntico tiempo de inhabilitación por ser considerado autor penalmente responsable de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público, encubrimiento y exacciones ilegales.




Con respecto a otro de los funcionarios policiales imputado, Manuel Rímolo, una condena de 3 años y seis meses y Rubén Rizzo 4, ambos por exacciones ilegales.
Cabe destacar que a juicio oral habían llegado cinco imputados pero la funcionaria del Ministerio Público, ante la falta de pruebas directas, desistió de la acusación a los efectivos que cuando se inició la Investigación Penal Preparatoria, se vieron involucrados. Eran en 2013, el titular de la Comisaría de Chacabuco y el Jefe de policía Distrital.
La investigación  se inició cuando comenzó a llamar la atención de funcionarios judiciales que habían librado la orden de detención de un sujeto involucrado en un delito en esa localidad, pero transcurría el tiempo y los agentes de seguridad  no daban cumplimiento a lo dispuesto.
Fue entonces que comenzó una Investigación Penal Preparatoria y entre las medidas adoptadas, fue intervenida la línea telefónica del chacabuquense que la justicia intentaba ubicar y detener y las de algunos de sus familiares.
 Con el correr de las jornadas y tras el análisis de las comunicaciones, consideraron que el Jefe de Calle de la dependencia policial habría actuado en connivencia con el sujeto.
Por aquellos días, un allanamiento realizado en la sede policial produjo conmoción en Chacabuco pero además, habría permitido establecer que otros dos funcionarios pedían dinero a comerciantes y propietarios de confiterías para permitirles “trabajar libremente”.