Cayó supuesto entregador de una serie de asaltos y trabajaba en Chacabuco

Los ladrones viajaban a distintos puntos del país. La semana pasada hubo allanamientos realizados por la DDI.




Un hombre de 49 años que trabajaba para una empresa de transportes alimenticios fue detenido este martes luego de una paciente investigación que inició la fiscal Andrea Rossi, de Mendoza, en colaboración con personal de Investigaciones y de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.
Es que el hombre trabajaba para la empresa "Los 3M" radicada en Chacabuco y, según las investigaciones, habría participado de otros hechos similares ocurridos en Pehuajó, Coronel Suárez, Junín, y Trenque Lauquen, dio a conocer el diario Uno.


Aparentemente este hombre era quien le pasaba información detallada a otros dos que fueron los que cometieron el robo a la distribuidora Di Santo y ahora están detenidos.
La investigación nació cuando los pesquisas secuestraron anotaciones que guardaban los ladrones en el VW Bora con el que viajaron desde Chacabuco a San Rafael para cometer el robo.
Allí se consignaban datos precisos de la ubicación de la distribuidora, horarios y manejo de dinero.
Con estos datos, después de las detenciones de Eduardo Durio Sigali y Diego Germán Hernández Salinas, acusados de ser los autores del robo a la distribuidora, comenzó la investigación que se enfocó en la provincia de Buenos Aires en búsqueda del presunto entregador.
Este martes se concretó el operativo cuando este hombre de 49 años viajó junto a sus compañeros de trabajo en un camión a San Rafael. Personal policial esperó la llegada del camión y lo detuvo en la ciudad. Allí aprehendieron al sospechoso que viajaba junto al conductor, le secuestraron el celular y quedó a disposición de la Justicia.
En principio se sospecha que este hombre marcaba los lugares, hacía inteligencia previa y luego le pasaba los datos a Durio y Hernández, quienes luego asaltaban los lugares.
Con la detención de esta tercera persona se logró desbaratar una banda que operaba en la provincia de Buenos Aires y en otras zonas del país.

Robo y detenidos. Durio y Hernández fueron detenidos un día después del robo a la distribuidora Di Santo, en Mendoza,  cuando se ocultaron en un seminario y los curas los denunciaron.
Los dos cometieron el robo pero el escape se frustró cuando el dueño de la distribuidora y uno de sus hijos los persiguieron hasta el barrio Unimev, en la citada provincia, donde los ladrones dejaron un auto VW Bora con el que viajaron desde Chacabuco para cometer el robo.
Los ladrones pararon la marcha de un Fiat 147, le robaron el auto a su dueño y se fugaron. Lo abandonaron cerca de Villa Laredo y a pie ingresaron al seminario. Antes de hacerlo enterraron el dinero, escondieron las armas y arrojaron guantes y una capucha que usaron durante el robo.
Todos estos elementos, incluso el dinero, fueron hallados y se incorporaron como prueba en la causa. Ahora con la detención de esta tercera persona el círculo aparentemente se cerró para satisfacción de los policías y la fiscal que intervino en la investigación.

Antecedente. Los ladrones detenidos también participaron de otros robos, uno de ellos a la fábrica de pastas "Don Yeyo" en Pehuajó donde se llevaron $200.000.
Personal de la DDI, a cargo del Jefe Alejandro Ramón Calcagni, convocados por el fiscal a cargo de la investigación, Pablo Ruiz Schenstrom, de la UFI Nº2 de Pehuajó llevaron a cabo una ardua tarea investigativa, utilizando todos los recursos para ello, como lo son la información de los cruces telefónicos e imágenes captadas en los eventos fílmicos de las cámaras de seguridad tanto privadas como municipales, lo que arrojó en primera instancia información de importancia para los investigadores, y la certeza de que los mismos se movilizaban en un automóvil marca Volkswagen Bora de color gris plateado, el día 29 de septiembre, cuando llevaron adelante el golpe en el comercio pehuajense, agregó el mismo medio.
Con las pruebas colectadas desde la UFI de local se solicitó los allanamientos al juez de Garantías Palacios Córdoba, del Departamento Judicial de Trenque Lauquen, los que fueron otorgados y cumplimentados por personal policial de la DDI y Policía Comunal "logrando el secuestro de elementos de importancia para el esclarecimiento del hecho", se apuntó.
Estos allanamientos se hicieron en Chacabuco y a partir de ahí se hizo foco en la investigación final para detener al entregador de los datos, ya que los autores de este robo cayeron en San Rafael.