Bebés prematuros: un tema de salud y de cesáreas adelantadas

Reflexiones en un encuentro organizado por el equipo de Neonatología.



En el auditorio del Círculo Médico, el equipo de Neonatología del Hospital Municipal realizó el sábado el cierre de la Semana del Bebé Prematuro.
Se trató de una actividad vinculada con los cuidados prenatales para tratar de reducir las actuales cifras.
Según la Organización Mundial de la Salud, en todo el mundo, por año, nacen 15 millones de bebés prematuros. De acuerdo a la entidad, el número está en aumento y se ha constituido en la principal causa de muerte en niños menores de 5 años. 


Se considera que tres cuartas partes de esas muertes podrían evitarse con intervenciones actuales, eficaces y poco onerosas.
En los 184 países estudiados por la OMS, la tasa de nacimientos prematuros oscila entre el 5 y el 18 por ciento de los recién nacidos.
"Estamos terminando la semana del bebé prematuro -comentó la pediatra Marilín Érroz, del servicio municipal de Neonatología-. Se llama prematuros a los niños que nacen antes de las 37 semanas de gestación, es una patología que tiene una incidencia del 9 y 10 por ciento en el total de los nacimientos. Nacen 15 millones de prematuros por año en todo el mundo. A pesar de las intervenciones que se pueden hacer, sigue habiendo casos. Algunas de las causas pueden prevenirse con un buen control del embarazo, pero otras situaciones que pueden comprometer la salud de la madre, son motivo de interrupción del mismo.

–¿Cuáles son las causas más comunes?
–Las que conocemos pueden ser colestasis e hipertensión y puede haber roturas prematuras de la bolsa. 

–¿A partir de qué semana puede garantizarse la vida de un prematuro?
–Eso depende de los centros médicos, pero por lo general es a partir de las 25 semanas en adelante. Esos son los bebés muy prematuros, luego vienen los medianamente prematuros, de 34 a 37 semanas, que son los que atendemos en Neonatología y pueden ser derivados. Si es dentro del vientre materno, mejor, para que llegue al lugar y sea dado a luz. No siempre se puede.

–En Chacabuco, ¿estamos dentro del promedio?
–Sí; estamos dentro del 10 por ciento de los 500 a 550 nacimientos al año. En general, hay muchos prematuros tardíos, por cesáreas que se programan antes de las 39 semanas de gestación. Es por decisiones obstétricas que a veces no sabemos si están justificadas. 

–¿Eso incide en el futuro de la salud del bebé?
–Por supuesto. Hay que programar las cesáreas a las 39 semanas, salvo que haya un tema de salud.

–¿Qué cuidado se le da a un niño prematuro?
–Hay que tener un ambiente que facilite la termorregulación, porque generalmente no tienen una buena regulación. Hay que darles calor en la incubadora, después hay que prepararles un plan de alimentación. Luego, si es necesario, habrá que suministrarles oxígeno, que es lo mejor si es que tienen una enfermedad pulmonar. De acuerdo a la edad gestacional hay mayor riesgo de sufrir enfermedades pulmonares u otras complicaciones.

–El prematuro, ¿tiene un seguimiento una vez que sale del Hospital?
–Sí; el seguimiento se debería hacer durante toda la vida. Cuanto más prematuro es, tiene que haber un seguimiento pautado, sobre todo a futuro por su desarrollo neurosensorial. A veces, lo único que puede manifestar a largo plazo son dificultades en el aprendizaje. Primero se tendrán que salvar todas las enfermedades inmediatas y luego, a largo plazo, el resto.