domingo, 15 de octubre de 2017

Una tumba del cementerio

Recuerdo para alguien muy especial.


Cerca de la entrada principal del cementerio, bajo un arbusto, se encuentra una tumba. Una cruz y unas flores, indican el lugar.
Allí descansan los restos de un animal que pudo haber sido conocido por las personas que concurren a la necrópolis a dejar flores a los familiares fallecidos.
Hace unas semanas falleció una perra que se había convertido en la mascota del cementerio municipal. Se llamaba Betty y hacía 17 años que vivía en el lugar.
El animal era conocida porque acompañaba los cortejos fúnebres y a las personas que visitaban las tumbas y nichos.
Algunos vecinos dejan flores, en memoria de la recordada perrita.