"Un peronismo con ideas es mucho más incómodo para Aiola"

El concejal electo Martín Carnaghi, de Unidad Ciudadana, consideró que los vecinos que no apoyaron al oficialismo en las elecciones buscaron como opción a un peronismo renovado. También criticó la postura del Frente Justicialista y habló de convocar a la oposición.


-¿Cómo analiza la cantidad de votos que obtuvo en las elecciones?
-Me parece que la gente necesitaba una opción de un peronismo distinto, renovado. Un peronismo que escuchara a los vecinos y que también ampliara la mirada hacia otros sectores. Eso es Unidad Ciudadana. Entre las PASO y octubre pudimos desarrollar mejor nuestras propuestas, nuestras ideas, lo que queremos llevar al Concejo Deliberante, qué Concejo queremos, y qué concejales queremos ser. Eso junto con una definición muy importante que es ser parte de un proyecto político con Cristina, en todo momento y lugar, es lo que nos permitió crecer 700 votos con respecto a las primarias y obtener una diferencia con la lista de Cumplir, de casi 1.000 votos. Más allá de la cantidad de votos y el resultado, que mostró un triunfo de Cambiemos, para nosotros fue importante cumplir con el objetivo de que crecieran nuestro espacio político y Cristina.

-¿Cómo va a ser la estrategia a partir de ahora con Unidad Ciudadana?
-De parte nuestra, la estrategia será trabajar para que Unidad Ciudadana sea el espacio político que consolide la representación de la oposición. Osea, el 50 por ciento de los chacabuquenses que cree que esta gestión no los representa, o siente que faltan cosas, o que la gestión los perjudica. Eso nos va a permitir hacer crecer nuestro espacio político dentro de estos dos años como para proyectarnos hacia 2019 con una perspectiva distinta. Tenemos dos años para desarrollar una tarea como concejales, para mostrar que tenemos un proyecto productivo, para seguir visitando a cada uno de los vecinos, como le prometimos en campaña. Cada uno de los compañeros que son afiliados o simpatizan con Unidad Ciudadana, tenemos que tener la cabeza y el corazón abierto para recibir a todo el mundo. Tenemos más tiempo para demostrar que somos un espacio horizontal y plural.



-¿Cómo ve la inclinación por Unidad Ciudadana y en mayor medida que por el Frente Justicialista?
-La gente habló. El vecino de Chacabuco mostró qué peronismo quiere. Es nuestra obligación representar eso y hacerlo crecer, para hacer un peronismo que sea capaz de estar en condiciones de competir con Cambiemos en el próximo turno electoral. Sobre todo, que pueda ser una oposición real, concreta, con ideas, convicciones y no testimonial. Qué compañeros y dirigentes pueden ser parte de eso, no lo puedo saber. Menos, a horas de terminadas las elecciones. Depende de la voluntad de uno y de la voluntad del otro.

-¿Qué siente al saber que le ganaron a Julián Domínguez, Mauricio Barrientos, Darío Golía y Víctor Belfortti?
-Creo que es muy valorable la tarea de habernos consolidado como segunda fuerza. Seguramente, el vecino de Chacabuco lo que necesita es un peronismo renovado, que convoque a distintos sectores y pueda construir una oposición real. Consolidamos un espacio político distinto, donde los militantes son los protagonistas. Nosotros no analizamos el volumen de nuestro espacio político por los dirigentes que lo acompañan sino por la calidad humana de los militantes. Todos los integrantes de nuestra lista era la primera vez que eran candidatos, salvo Fabián Ayala. Transmitía pluralidad y renovación. El domingo se puso en valor eso. Es el nuevo peronismo que viene. Nosotros no pusimos esto en términos de una interna. Los que lo hicieron fueron los dirigentes del Partido Justicialista que primero fueron con Florencio Randazzo y después intentaron ir con Cristina cortando boleta. Creo que Mauricio Barrientos dijo que esto era una interna. Yo nunca lo vi así. Nosotros somos parte de un proyecto político que conduce Cristina Fernández y ellos de otro que conducía Florencio Randazzo. Esa es la visión del peronismo que tienen. Ese peronismo sacó 5 puntos en la provincia de Buenos Aires, y el conducido por Cristina, sacó cerca de 38. Unidad Ciudadana sacó más votos que las listas de Randazzo y Sergio Massa.

-¿En campaña criticó más a Cumplir que al gobierno de Víctor Aiola?
-La descalificación siempre hace más ruido que una propuesta. Nuestra campaña se basó en escuchar a la gente y tratar de transmitir lo que nosotros veíamos y escuchábamos, poniendo el foco en la crítica, pero acompañándolo con una propuesta. Al propio intendente le es funcional la descalificación. El intendente descalifica a los que fueron con Randazzo en la boleta y algunos dirigentes y concejales de ese sector hacen lo mismo con el intendente. En el medio están los vecinos. Nosotros no queremos ser un peronismo testimonial, sino transformar. Por ejemplo, ante el tema de usurpación de terrenos si dijera solamente que son una vergüenza las declaraciones del secretario de Seguridad, que Rodolfo Serritella como candidato y secretario de Desarrollo Social no está teniendo ninguna política ante la conflictividad social que tenemos en Chacabuco y que Maximiliano Felice, como secretario de Evaluación de Gestión, no está viendo que en los barrios tenés, al menos, un terreno baldío, improductivo, lleno de pasto que molesta a todos los vecinos, estoy haciendo peronismo testimonial. Nosotros decimos que hay que hacer la crítica, pero también que triplicar la tasa municipal que se cobra a los titulares de terrenos baldíos ociosos, para bajar la especulación inmobiliaria. También hay que crear un programa de construcción de viviendas de círculo cerrado. Sirve para construir viviendas sociales y para la clase media. Y, por último, Servicios Públicos tiene que tener una cuadrilla o una guardia permanente que se haga cargo de limpiar los lotes, por lo menos en los barrios. Un peronismo con ideas y proyectos es mucho más incómodo para el intendente. Ser funcional al oficialismo es haber votado a favor del endeudamiento de la provincia de Buenos Aires como hizo Mauricio Barrientos.

-¿Puede sobrevivir Unidad Ciudadana sin Cristina?
-Nuestro espacio tiene la conducción de Cristina, más allá de las persecuciones que sufra.

- ¿Qué ocurre si la encarcelan por las causas judiciales en su contra?
-Perón estaba exiliado y el peronismo siguió existiendo. Los peronistas siempre sufrimos persecuciones. Nada fue fácil. Transformar Argentina y enfrentar al poder concentrado siempre nos costó persecución. Siempre tuvimos una conducción. En su momento fue Perón y ahora es Cristina. Recordar a Perón es cuidar a Cristina. Siempre vamos a estar cerca de ella. Ella marca el rumbo y después hay que trabajar en el territorio.

-¿Por qué piensa que ganó Cambiemos a escala nacional y en varias provincias?
-La centro derecha de Argentina consolidó un espacio político común, aún con sus diferencias, en el poder. Esta derrota es más producto del 2015 que del propio accionar del gobierno. La elección de Cristina fue buenísima, para mí, pero el stablishment, los grupos concentrados y la clase política funcional, logró tener sus representantes en el peronismo. En eso tienen una responsabilidad ante la historia Randazzo y Massa. Vamos hacia lo que Néstor Kirchner planteó, dos grandes fuerzas políticas. Los que buscan dividir el campo popular son funcionales a la otra fuerza política de centro derecha.

(Entrevista de Cristian Otegui publicada en la edición del 25 de octubre de 2017 del bisemanario Chacabuco)