Entrada destacada

Secuestran 14 plantas de marihuana

En una vivienda.

Mix: ¿Cambiemos corta a Bullrich por Cristina? - Dieron de baja una licitación - A la Justicia por las piedras

Noticias en pocas líneas.


Corte. En una entrevista brindada a radio Ultra, el intendente Víctor Aiola calculó que en las elecciones del domingo puede haber entre 2.000 y 3.000 cortes de boleta que incluyan en un mismo sobre votos tanto para Cristina Fernández como para Ro
ntre Unidad Ciudadana y Cambiemos.
Si bien solamente fue un comentario, podría tratarse de una estrategia del oficialismo local para tratar de obtener la mayor cantidad de votos posibles en el cuerpo local, de modo que se garantice el acceso de más de cuatro o cinco candidatos al Concejo Deliberante.
Es algo parecido a lo que hace el Frente Justicialista con el voto Cristina - Merlo.



Obviamente, el principal perjudicado de ambas estrategias será la boleta de Martín Carnaghi, que representa en Chacabuco a Unidad Ciudadana.

Caída. El intendente Víctor Aiola desadjudicó la licitación que había otorgado servicio de operación de la planta de residuos a la firma SurEcologic SRL. Esto ocurrió luego de que la empresa no firmara el correspondiente contrato y no presentara la garantía.
La empresa pidió una prórroga para cumplimentar esos trámites pero la Municipalidad no se la otorgó sosteniendo que los plazos estaban vencidos.
Esta es fue la segunda vez que la Municipalidad deja sin efecto una licitación que había ganado esta empresa, por el tema de la operación de la planta de residuos.
Los principales afectados por esta situación son los integrantes de la Cooperativa de Trabajo que se desempeña en la planta, los cuales se habían ilusionado con la posibilidad de incrementar sus ingresos.

Piedra. El Municipio decidió avanzar con el proceso judicial contra la empresa que le vendió piedra para mejorar calles que no era la que se había acordado. Se trata de todo el material que hoy ocupa espacio en el Corralón Municipal.
Delzal SA, la empresa en cuestión, no indemnizó a la Municipalidad, como esta última quería, por el transporte de la piedra, por ejemplo.
Tampoco se registró el depósito de la garantía que se había acordado.
Es así como ahora se inicia un camino en la Justicia que puede tardar varios años. La piedra, mientras tanto, seguirá en el Corralón Municipal.