lunes, 23 de octubre de 2017

Educación sexual y aborto, temas de encuentro de mujeres

Vecinas participaron en el debate.



La educación sexual y la despenalización del aborto fueron dos de los temas que se abordaron la semana pasada. en el Encuentro Nacional de Mujeres de Chaco. En el mismo participaron las vecinas Paula Montoto, Gisela Salomón y Danila Algañaraz
“Lo que nos dejó el encuentro fue el debate sobre las banderas de lucha del Plenario de Trabajadoras, como el aborto legal, seguro y gratuito, y la aplicación de la ley de salud sexual integral”, expresó Gisela Salomón.




“Si te ponés a leer la ley, da lugar a interpretaciones, que permite que la comunidad educativa y la familia dejen esto a criterio de cada uno –agregó–. No se establece un marco objetivo en cuanto al contenido curricular. Esto da lugar a la intromisión de la Iglesia dentro de la educación. Algo que se pidió en el encuentro es la separación del Estado y de la Iglesia, y también el desmantelamiento de las redes de trata”.
“El taller de Educación Sexual Integral, al que asistí, fue muy productivo. Pudimos ver diferentes realidades de lo que es la educación sexual en diferentes provincias y ciudades –dijo Paula Montoto–. Es una ley que no se está aplicando como corresponde. No se trata el tema de manera transversal, como obliga la ley, en todas las materias. Hay escuelas que todavía la prohíben, hay profesores que no se quieren capacitar o dar los temas, y hay padres que siguen denunciando a los profesores que dictan educación sexual, a pesar de que es obligatorio”.
“Lo que hicimos fue discutir un par de estrategias, ver desde los centros de estudiantes o los institutos docentes de qué manera se puede llevar la educación sexual y hacer cumplir la ley que es nacional y obligatoria”.

El aborto. Uno de los temas de lo que más se habló en el encuentro fue la despenalización del aborto.
“Por año se realizan 500.000 abortos, a pesar de que está penalizado. Eso quiere decir que el hecho de que sea una práctica punible no implica que no se haga –comentó Salomón–. Las personas que tienen los medios para hacerlo van a clínicas privadas, no pasa lo mismo en los estratos más bajos de la sociedad. El número no es oficial porque no hay cifras reales, pero se calcula que son 300 las mujeres que han muerto en el año por abortos clandestinos”.
Montoto agregó que “uno de los motivos por el cual no se legaliza el aborto es porque representa un negocio muy grande en la Argentina, tanto para las farmacéuticas, que venden a un precio altísimo el misoprostol, que es un método abortivo muy utilizado. También están las clínicas privadas que realizan abortos de manera clandestina, porque es una recaudación de dinero bastante importante. Y está la intromisión de la Iglesia en el Estado. Se dice sí a la vida, pero qué pasa con la vida de todas esas mujeres, o con los niños que nacen y después no tienen las oportunidades para acceder a una calidad de vida digna”.
“La idea del aborto no es que todos salgan a realizarse uno –continuó-–, lo que la gente no entiende es que debe ser legal para la mujer que realmente no se siente capacitada para ser madre o no tiene los medios para cuidar o darle un nivel de vida digno a su hijo”.
“Es una decisión que debe tomar la mujer, nadie tiene por qué obligarla a ser madre si no quiere. No tiene por qué pasar por toda la transformación de su cuerpo, de su vida y de sus familiares por algo que no desea. La lucha no es solamente por el aborto, es por la educación sexual para todo el mundo, anticonceptivos libres y el aborto como última instancia para no morir por un procedimiento ilegal. Es un todo, no es un capricho”.
Por último, Salomón manifestó: “Las muertes por abortos clandestino son genocidio de Estado. No deja de ser una lucha política obtener el aborto legal. Es una herramienta más de opresión contra la mujer, sobre todo, para la mujer trabajadora, precarizada”.

(Nota de Cristian Otegui publicada en la edición del 22 de octubre de 2017)