#Video: Nicodemo: "De ninguna manera esto es un centro de juego clandestino"

El Círculo Católico de Obreros salió al cruce del allanamiento que sufrió el lunes por la tarde y tuvo repercusión nacional.



La comisión directiva del Círculo Católico de Obreros de Chacabuco salió a hacer aclaraciones luego de que la Justicia allanara su sede por una causa de juego ilegal. Se reconoció la falta pero se destacó que solamente se secuestraron 1600 pesos en efectivo, mazos de cartas y hasta porotos, y que no hubo ni clausuras ni detenidos.
La conferencia de prensa fue brindada por el presidente del Círculo, Néstor Nicodemo; el tesorero, Mario Tarello; y el pro tesorero, Mario D´Acciavo.
Nicodemo reconoció que se había cometido una falta a la ley de juego, pero relativizó su gravedad sosteniendo que la suma de dinero secuestrada era poca. Como había 20 personas en el local, equivalía a que cada uno pagara 3 pocillos de café, por ejemplo. También aclaró que la mayor parte de los mazos de cartas secuestrados estaban cerrados.



Nicodemo también salió al cruce de las informaciones publicadas en medios nacionales que hablaban de que se había allanado un casino clandestino. Por ejemplo, dijo que el lugar nunca fue clausurado, ni hubo detenido. A esto le sumó que en el Círculo no se jugaba al Paso Inglés con dados sino solamente a la generala, además del truco, chinchón y poker.
"En la mayoría de los clubes ocurre", dijo Nicodemo.
Hasta el momento, la entidad no pudo acceder a las actuaciones iniciadas ante el Juzgado en lo Correccional N°1 de Junín. Solamente se sabe que esto partió de una denuncia anónima.
Sobre este último punto, Nicodemo dijo que denuncias anónimas sobre juego ilegal hay muchas y nunca se había visto ningún allanamiento.
Además, el presidente del Círculo, destacó que en el último año y medio la única agencia de remís que clausuró el gobierno municipal fue aquella que le alquila un local a la entidad, y ahora se registró este allanamiento. Si bien Nicodemo no acusó a nadie, se mostró sorprendido por estas "coincidencias".
La principal derivación del caso es que en el Círculo Católico de Obreros ya no se podrá jugar a la generala. El resto de los juegos de cartas se permitirán, pero sin que haya apuestas de ningún tipo.
Por otro lado, la entidad todavía no ha podido recuperar los elementos secuestrados.
"Se llevaron hasta los porotos", reconoció Tarello.