Día del pequeño gran gesto: una forma de empezar a cambiar al mundo

Una jornada destinada a pensar en el otro y compartir.


Hoy se celebra el día del pequeño gran gesto. La idea es destacar la importancia de cada acción que se emprende pensando en el prójimo y el reconocimiento a ese proceder.

No hay fronteras para definir cuando un gesto es grande o chico. Sin embargo, la invitación es para desarrollar alguna actividad que tenga un sentido enfocado en el otro.
La lista de pequeños grandes gestos es infinita, pero puede incluir: regalar un libro, donar ropa de abrigo en medio de este frío polar, empezar a reciclar residuos, llamar a una persona o ir a verla para estar a su lado, perdonar y pedir perdón, brindar ayuda de cualquier forma, donar sangre, decidir ser voluntario de una entidad sin fines de lucro, etc.

Son esos gestos los que construyen la vida de una sociedad y la amparan. Se dice que los actuales son tiempos donde prima el egoísmo, en los que se cree que la situación de las personas solamente depende de su decisión y no surge de las relaciones que se dan entre los distintos grupos sociales.

La solidaridad no consiste en donar lo que sobra, sino en ponerse en el lugar del otro. Los pequeños gestos son una forma de empezar a cambiar al mundo.