Entrada destacada

#Video: Nicodemo: "De ninguna manera esto es un centro de juego clandestino"

El Círculo Católico de Obreros salió al cruce del allanamiento que sufrió el lunes por la tarde y tuvo repercusión nacional.

sábado, 17 de junio de 2017

A pocos kilómetros de Chacabuco, el arsénico en el agua es un grave problema

En Chivilcoy, se detectaron niveles de arsénico en el agua que pueden resultar peligrosos para la salud. La Justicia ordenó que no se les puede cobrar el servicio y que la empresa a cargo del mismo debe proveer el recurso saludable en bidones.



La información fue dada a conocer este sábado por La Nación. Se dio a conocer que una muestra de agua extraída de una canilla el pasado 6 de marzo, contenían 0,048 mg/l de arsénico, cuado el permitido por la Organización Mundial de la Salud es de 0,010mg/l. Luego se tomaron otras 10 muestras y el resultado fue de entre 0,027 mg/l y 0,061 mg/l, lo que supera el límite impuesto por el código alimentario argentino.
Esto llevó a que un vecino presentara un amparo ante la Justicia de Mercedes. La resolución que se tomó fue Aguas Bonaerenses Sociedad Anónima (ABSA) no les podrá cobrar el servicio a los vecinos y deberá entregarles bidones con agua apata para el consumo hasta tanto se hagan las obras necesarias para mejorar la calidad del suministro.
La empresa anunció que apelará la medida.

Esta información se difunde en momentos en los cuales la Municipalidad de Chacabuco ha anunciado la implementación de medidores de agua y el cobro del servicio. Muchos vecinos criticaron la medida porque consideran que el agua de la región puede tener niveles de arsénico peligrosos.
De hecho, son muchos los habitantes de la ciudad que compran agua envasada o colocan filtros en sus domicilios porque temen beber el líquido que sale de las canillas.
Este comportamiento viene desde hace años, pero en los últimos tiempos, se ha incrementando el temor. Situaciones como las que se dan en Chivilcoy, no hacen más que aumentar la incertidumbre.

El mismo diario La Nación dice: "El caso de Chivilcoy no es un hecho aislado: Pehuajó, Carlos Casares, Bragado, Alberti, Junín y Chacabuco son otras localidades con este problema", y agrega que en 9 de Julio en el 2014 se presentó una medida judicial que llevó a que la empresa a cargo del servicio tuviera que hacer una planta potabilizadora.

En Chacabuco existe una planta de ósmosis inversa en el Barrio Los Pioneros, pero el agua debe ser retirada por los vecinos, en sus propios envases. En su momento, se había hablado de implementar un sistema de envasado de bidones y de la distribución de los mismos entre las personas de bajos recursos. Estos últimos, y sobre todos los más pequeños integrantes de la familia, son los que consumen agua directamente de la canilla, porque no pueden afrontar el costo de la compra de bidones o la colocación de filtros en sus domicilios.