lunes, 15 de mayo de 2017

Vecinos denuncian falta de inspección y control en la obra de desagües de la calle Domínguez

Héctor Racioppo, habitante del barrio UOCRA, dio detalles sobre los motivos por los que junto a un grupo de vecinos cuestionan la manera en la que se está llevando a cabo la obra de desagües de la calle Domínguez.
Racioppo tiene experiencia en este tipo de obras, porque en la década de 1970 trabajó en la construcción de parte de los desagües de la ciudad.

Un caño roto
-¿Qué es lo que está pasando en la calle Domínguez?
-La de la calle Domínguez, para mí, es una obra importantísima. Habría que darle las gracias y aplaudir al intendente porque se acordó de los barrios, UOCRA, Alcira de la Peña y del resto de la calle. Pero se está ejecutando mal. Rompieron la pared lateral del zanjón de la avenida Solís, que se terminó de entubar hace unos años y luego sigue a cielo abierto, pero no pudieron conectar el desagüe. No sé por qué. Colocaron una chapa en la boca del caño, echaron tierra y rompieron todo, el agua potable, cloacas que estaban conectadas directamente al zanjón. Los caños están perdiendo líquido, en la zanja donde se está extendiendo la cañería. Hicieron un montículo de tierra y 15 o 20 metros más adelante, arrancaron a poner caños. Cavaron 5 cuadras, tirando caños adentro, sin alguien que controle la obra. Hay 4 o 5 chicos trabajando, que tirar los caños, sin pegamento. Creo que ni tienen nivel. Son caños rotos. En obras como esta, los caños van uno dentro del otro, para que no pierdan agua. Las bocas de tormenta son un desastre, se caen. La tubería que va de la boca de tormenta al sumidero del medio de la calle, está hecha con caños que no están sellados. Por eso decimos que es una obra que está mal hecha, no porque queramos poner palos en la rueda, sino, simplemente porque se ve. Un desagüe se hace para que no pierda. Si no ¿Para qué se hace?. Si un día se coloca asfalto encima de esa tierra, se va hundir, y romper.

-¿Esa calle se va a asfaltar?
-Supuestamente, es es la promesa que tenemos de Osmar Echevarría y todos los funcionarios que salen a hablar en televisión. También dicen que se van a asfaltar dos calles internas del barrio UOCRA. Por eso, antes de que se haga una obra que no sirve, en las que se gasta un montón de dinero, para después desarmarla, estamos tratando de colaborar. Nosotros no tendríamos por qué estar denunciando esta obra.

-¿Está muy avanzada esta obra?
-Lo está, pero no lo está, al mismo tiempo. Si hay que desarmarla, no está nada avanzada.

-Hay lugares donde se han tapado los caños con tierra. ¿Si hay que volver atrás se tendría que retirar los caños?
-Yo diría que sí. Lo que no puedo comprender, como ciudadano, es por qué dejaron hacer 5 cuadras, sin control. Cuando se colocaron los primeros 5 caños, se veía que estaba mal encarada la obra. Entonces, tiene que haber alguien del Municipio, un inspector, o alguien que entienda en la materia, que diga que eso está mal hecho. Hace tres meses que estamos con las calles cortadas. No se puede circular. Hay que embarrarse para poder llegar a la casa. El que vive del otro lado de la calle, se entierra hasta la rodilla. Así está todo.

-¿Ustedes pidieron elaborar un informe para saber cómo está la obra?
-Sí. Nos contactamos con los ingenieros Norberto Calabria y Martín Admiraal, porque son ellos los que saben de la materia. Ahí se armó una carpeta. Han ido a ver la obra, y le sacaron fotos. A nosotros no nos regalaron nada. A la carpeta la tenemos que pagar. ¿Con qué necesidad nosotros tenemos que tener un gasto cuando a la obra la tiene que manejar el Municipio y Osmar Echevarría? Pero si dejamos seguir esta obra, ahí sí que nos vamos a inundar. Además, taparon toda la cuneta por la que se iba el agua, la cual hasta hace 3 meses, funcionaba. Llevaba el agua hasta el zanjón de la avenida Solís y ahora no tiene salida. Por lo menos hubieran hecho una cuneta alternativa, por otro lado, por la calle Junín, hasta una boca de tormenta, que desemboque en el zanjón. Estamos metidos en una trampa de agua. Si llega a llover 60 o 70 milímetros de golpe, nos inundamos todos, gracias a ellos.

(Nota de Cristian Otegui publicada por el díario De Hoy de Chacabuco)