lunes, 29 de mayo de 2017

Con el agua al cuello y la burocracia como respuesta

La situación hídrica en los alrededores de la ciudad continúa generando problemas. A esto hay que sumarle la burocracia con la que se enfrentan las personas que viven a la vera de la ruta 7.

Alberto Volponi hace 20 días que convive con agua dentro de su propiedad, que está ubicada a la altura del kilómetro 210 de la ruta 7, de la mano que conduce a Junín.
La semana pasada, Defensa Civil evacuó a un anciano de 70 años al que Volponi le había dado alojamiento porque se había quedado sin casa, luego de haber ingresado agua a su vivienda. Ahora, esta persona está viviendo en un hotel.
Según Volponi, el agua que está en el patio de su casa no es producto de la lluvia, sino que viene del norte, de las rutas 30 y 191.
El líquido debería bajar por el costado de la ruta hasta el acceso Elguea-Román  y de allí al canal de Ingredion. Sin embargo, cerca del kilómetro 211, la zanja está obstruida por una bajada a una propiedad, de la mano en sentido a Carmen de Areco.
Cuando comenzó la crecida, Volponi buscó ayuda y le respondieron que los trabajos vinculados con la ruta 7 deben ser autorizados por la concesionaria.
“Yo hablé con el supervisor de la concesionaria de la ruta 7 y me dijo que tenía que sacar fotos, hacer una nota con el pedido y llevarla a un peaje –explicó–. Le respondí que cuando completara todo eso ya iba a tener el agua adentro”.
Así fue como el vecino no pudo canalizar el pedido formalmente.
Ahora, Volponi permite que algunos vecinos de la zona dejen sus vehículos dentro de un sector seco de su propiedad porque el camino que sirve para llegar hasta la ruta está cubierto por agua en un sector.
El vecino ya había sufrido la inundación de 2015, y en aquella oportunidad no recibió ningún tipo de ayuda, a pesar de que hubo promesas.
En aquella oportunidad, hasta un móvil del noticiero de Canal 13 se detuvo en el lugar y un equipo periodístico lo puso como ejemplo de lo que estaba ocurriendo con las inundaciones provocadas por las intensas lluvias.
Otros lugares. Otro sector de la ciudad que está sufriendo el exceso de agua está ubicado a pocos metros del ingreso al acceso Hipólito Yrigoyen, en la mano de la ruta que va hacia Carmen de Areco. Allí se pudo observar agua dentro de algunas quintas.
En torno a la rotonda de El Sol hay campos anegados de ambas manos.
Por otro lado, el campo de jineteada del centro tradicionalista El Mojón sigue recibiendo agua.
Mientras tanto, por la cuenca del Salado sigue bajando agua desde Córdoba y Santa Fe.
(Nota de Cristian Otegui publicada en el diario De Hoy)