martes, 4 de abril de 2017

Una triste realidad

Llama la atención el estado de abandono que muestra la plaza General Paz.


El pasto está correctamente podado, pero las construcciones de ladrillo se están desmoronando.
Los juegos infantiles están averiados, y los aparatos para hacer ejercicio también.
La mayor parte del día, este paseo público está vigilado por efectivos de la Policía Local, pero eso parece que no alcanza.
Es una verdadera lástima que no se pueda encontrar un equilibrio entre mantenimiento municipal y cuidado por parte de todos.