Entrada destacada

Detienen al último miembro de una banda de asaltantes

Lo pescaron en la ruta.

sábado, 22 de abril de 2017

Ingredion dice que no tiene opción: despidos masivos o cierre de operaciones

Pablo Pla, gerente de Ingredion para el Cono Sur, sostuvo que la empresa multinacional no tiene opción ante la situación que está atravezando. Esto indica que la firma avanzará con el plan de despidos masivos, posiblemente esta semana, luego de que finalice la conciliación obligatoria.

La entrevista con Pla fue publicada por el diario digital Baradero Informa, y fue realizada por una radio de la mencionada ciudad.

-¿Qué pasos van a seguir luego de la conciliación?
Doy dos pasos atrás para entender el contexto. Estamos en una situación límite y nos vemos enfrentados al cierre de las plantas en Argentina. Tenemos la vocación de salvar las unidades productivas y los más de 3.000 empleos que dependen de nuestra empresa, tanto de forma directa como indirecta. Hemos tomado más de 60 iniciativas con el único fin de evitar llegar esta instancia límite. Pusimos en marcha varias acciones para reducir nuestros costos. Ahora nos encontramos ante un período de conciliación obligatoria, estamos avanzando en las conversaciones con el gremio, trabajando también con el Gobierno, incluyendo a las tres partes para salvar las plantas y las fuentes de trabajo que de ellas dependen.

-¿Qué cantidad de personas afecta?
Esto, tal cual como nosotros anunciamos, afecta a 186 personas en las dos plantas. Hemos tenido una cantidad de retiros voluntarios en este último mes, lo cual está reduciendo ese número. Tenemos alrededor de 700 empleos de calidad en las dos plantas, con salarios promedio que van desde 42.000 a 54.000 pesos. Son salarios muy competitivos. Pero la situación real de la compañía y la industria nos llevan a tener que reducir algunos costos. En muchos casos, se han generado a través de los años por ciertas inflexibilidades que tuvimos para hacer reducciones en el momento en el que fue necesario: cuando hubo incorporación de tecnología, inversión o cierres de canales, se mantuvo a la gente.

-¿Sería una cuestión de convenio?
El convenio en sí mismo es bueno y tenía una serie de previsiones que no siempre han sido aplicadas y nos han llevado a la situación en la que estamos hoy. Nuestro interés es evitar llegar a una situación que es evitable, como un cierre, cuando en realidad podemos hacer algunos ajustes que nos permiten preservar estos empleos de calidad y una senda de crecimiento en el empleo para Baradero y Chacabuco.

-¿Indefectiblemente se va a tener que reducir personal?
Yo quiero transmitir esto en forma muy clara. Nosotros no tenemos opción. Si esto no se hace, se van a cerrar operaciones industriales en la Argentina.

-¿Ustedes responden a un CEO global?
Las decisiones se toman país por país. Nosotros estamos tomando las decisiones que responden a la lógica del manejo de la compañía en este país.

-¿Qué aporte está haciendo el Gobierno en la mesa de diálogo?
Está tratando de colaborar con el gremio y con nosotros ofreciendo algunos planes que nos puedan permitir darles una transición mucho más positiva a las personas que pierden su empleo. Está ofreciendo un programa que se llama “PTP” (Proceso de Transformación Productiva). El mismo es un programa de transformación productiva, que incluye el pago de un salario durante 6 meses, y una serie de facilidades para que otras empresas puedan tomar a estas personas, tanto en términos de disminución del costo laboral como facilidades de préstamos.

-¿Alguna medida del gobierno nacional ha influenciado en esta decisión?
No. Esto no tiene que ver con ninguna medida del actual gobierno.

-El gremio sostiene que la productividad nunca ha bajado, sino que ha crecido. ¿Por qué se rechaza el preventivo? ¿Por un mal manejo del negocio?
Nosotros en este momento tenemos un costo laboral que está en un 50 y un 100% por arriba de nuestros competidores en Argentina, no en China. Y nuestros salarios son de 42.000 a 54.000 pesos. Apreciando esos valores te das cuenta que tenemos un buen nivel salarial.

-¿Entonces el problema es la mano de obra muy costosa?
Tenemos mayores costos que la competencia y más gente de la que necesitamos. Hemos estado implementando en los últimos dos años una cantidad de medidas para tratar de mejorar los costos, y no ha sido suficiente. Esto nos lleva a la situación actual.

-¿Se plantea una baja del sueldo para no despedir?
Lo que nosotros estamos planteando es una paritaria baja este año y un reajuste de la fuerza laboral. No tenemos otra alternativa que una readecuación de parte de la fuerza laboral para poder continuar con las operaciones funcionando tal cual como están.

-¿O se destraba el conflicto o cierran?
Nosotros seguimos siendo optimistas de que va a prevalecer el sentido común, porque si no prevalece, hay 700 empleos directos de calidad en juego. Realmente lo que necesitamos es readecuar la fuerza laboral para seguir operando. Eso es muy claro. Y necesitamos la colaboración de todos para aumentar la productividad y asegurar nuestras operaciones en el país.

-¿Van por el convenio colectivo?
Nosotros necesitamos la colaboración de todos para aumentar la productividad. El convenio es bueno, pero se fue distorsionando su aplicación. Un par de ejemplos concretos. El convenio colectivo de trabajo establece en uno de sus artículos la “polivalencia funcional”. Ésta implica la posibilidad de asignar a un operario tareas diferentes a las básicas de su categoría. No pretendemos hacer una fábrica alemana en Argentina ni que un operario normal haga de electricista. Solo queremos un mínimo de cooperación con la compañía para poder llevar adelante las cosas. Estamos pagando excelentes sueldos, tenemos excelente trato con la gente, la cuidamos y le damos beneficios, tanto a los empleados como a la comunidad de la que formamos parte desde 1928. ¿Queremos preservar las fuentes de trabajo? ¿Qué en los próximos 100 años siga sonando el silbato y los nietos de los operarios puedan trabajar en su comunidad? ¿O queremos matar la gallina de los huevos de oro? Es incomprensible como llegando a sueldos promedio de 54.000 pesos en algunas categorías tengamos falta de colaboración en cuestiones básicas. Otro artículo del convenio habla de que la organización interna puede variar en función de cambiar la metodología de trabajo, incorporación de tecnología o mejoras, pero sin embargo seguimos con la misma dotación. Estos temas son básicos y necesitamos ajustarlos: no estamos planteando ninguna cosa que no sea normal en la Argentina.

-¿Quieren un sindicato flexible?
El sindicato y los sindicatos en general juegan un rol muy importante en la sociedad. Lo que necesitamos es racionalidad para poder entender que a la compañía hay que salvarla. Es así de simple.

-¿Qué pasa si no hay acuerdo cuando termine la conciliación obligatoria?
Yo confió en que habrá entendimiento, pero sino sobre el cierre de la conciliación obligatoria, las partes quedan abiertas a tomar medidas unilaterales y se vendrán los despidos.