lunes, 13 de marzo de 2017

No es oficial, pero hay quien quiere que sea el día sin faltas de ortografía

Se comente una falta de ortografía cuando se rompe con alguna norma establecida o se escribe mal una palabra.



En la escritura existe una variedad de reglas que se deben respetar más que nada por convención. No que confundir las faltas con las erratas, que son errores de tipeo o de escritura, involuntarios.

Hace unos años, alguien quiso proponer que el 13 de marzo sea declarado día sin faltas de ortografía y parece que bien no le fue porque no ha ocurrido nada.

Suele asociarse a las faltas de ortografía con falta de educación. La escritura es algo que en la actualidad se ejercita todos los días, y cada vez se ven más faltas de ortografía en los mensajes de texto de los celulares, en los de whatsapp, en la publicación de estados en Facebook y Twitter, y en una variedad de lugares casi inconmensurables. 

Una persona puede ser un desastre hablando, caracterizándose por romper toda la gramática existente y la sintaxis de una lengua, pero si al momento de escribir es claro y no cuenta con errores de ortografía, se distingue del resto.

El respeto por las normas en la escritura, tiene que ver con la posibilidad de comunicar el sentido. No es lo mismo "a" que "ha", ni "abre" y "habré". No obstante, muchas veces la faltas son corregidas mentalmente y el sentido de una expresión, se comprende.

La escritura no es un arte. Lo es la literatura. Y es en esta última donde el respeto por una lengua y el lenguaje se lleva a su más alta expresión. Allí sí que se "penaliza" cualquier error.

La existencia de errores de ortografía no debería ser un indicador para generar un trato desigual para con las personas que los cometen, sino un punto de partida para tratar de compartir con todo un grupo social, un conjunto de convenciones necesarias para garantizar una comunicación más clara.