Hoy es el Día Mundial del Agua: un recurso a cuidar

Hoy se celebra el día mundial del agua, con el objetivo de tomar consciencia de la importancia de resguardar este recurso natural tan necesario para la vida. Cerca del 70 por ciento de la superficie del planeta Tierra está cubierta de agua, pero sólo el 2 por ciento es potable.



Los datos son oficiales, y marcan la necesidad de tener una visión estratégica y a futuro, puesto que a raíz de la contaminación, los reservorios de agua potable están siendo amenazados. Y no sólo está el peligro de la polución, sino de otras actividades propias de las zonas rurales en las que se ubica un partido como Chacabuco. Sí, los malos manejos de prácticas agropecuarias terminan afectando los cursos de agua y las napas. Excremento de animales que va directamente a ríos o arroyos; agroquímicos, aceite, y combustibles que caen a los cursos de agua.
Y a esto hay que sumarle la contaminación por la continuidad de los pozos ciegos, porque no se puede llegar con el servicio de cloacas, o porque las plantas depuradoras funcionan mal.
El agua potable está amenazada por el agua sin tratar.

Estos son aportes que hace la Organización de Naciones Unidas: 

  • Mundialmente, más del 80% de las aguas residuales que generamos vuelve a los ecosistemas sin ser tratada ni reciclada.
  • 1800 millones de personas usan una fuente de agua contaminada por material fecal, poniéndolas en riesgo de contraer el cólera, la disentería, el tifus o la polio. El agua no potable, y unas pobres infraestructuras sanitarias, así como la falta de higiene, causa alrededor de 842 000 muertes al año.
  • Las oportunidades de explotar las aguas residuales como un recurso son enormes. El agua tratada de una forma segura es una fuente sostenible y asequible de agua y energía, así como para obtener nutrientes y otros materiales recuperables.

Por otro lado, está la situación natural del agua en una zona como la de Chacabuco. Según los especialistas, la constitución del basamento mismo lleva a que el agua tenga un alto porcentaje de arsénico. A lo largo de dos décadas se han aportado todo tipo de posibilidades para tratar de solucionar el problema, pero ninguna alcanza a la población en general. 
Hay un sector de la sociedad que consume algua en bidones, previamente tratada. Esto implica una importante salidad de dinero, que en términos económicos y de salud, se puede considerar una inversión. Sin embargo, hay familias enteras que no están en condiciones de comprar el agua, y a las que les queda nada más que la opción de tomar aquella que sale de las canillas. 
Hay médicos que recomiendan que los niños no beban agua de la red de distribución, porque puede ser peligroso. Pero con el agua de Chacabuco, a diario, también se preparan alimentos que se comparten con los más chicos.
En la ciudad hay solamente una planta de ósmosis inversa, proceso que permite reducir el porcentaje de arsécnico, de acceso público. Pero está ubicada en un sector al que obviamente se dificulta el acceso cada vez que aumenta la distancia de los domicilios de los habitantes.
Entonces, las soluciones son: o se dispone de un sistema de distribución que garantice el acceso al agua tratada, o se instalan más plantas en distintos puntos de la ciudad o del partido de Chacabuco.
La apuesta por el futuro también tiene que ser incolora, insípida e inodora, como el agua.