viernes, 24 de marzo de 2017

Hizo una denuncia y ahora lo amenazan

Un vecino comentó una historia que puede resultar hasta tétrica. Hizo una denuncia de robo y ahora comenzó a recibir amenazas.


La situación es real, pero al momento de narrarla vale preservar ciertos detalles para evitar que la víctima sufra un daño mayor.
Se puede contar que esta persona es propietaria de un terreno en el que se encontraba un bien de un familiar, que fue objeto, en parte, de un robo. El damnificado hizo la denuncia, lo que generó un allanamiento. En este último, se encontró un elemento que resultó ser del propietario del predio, aunque él no sabía que se lo habían robado. Entonces, la policía lo invitó a hacer la denuncia para poder avanzar con una causa contra los sospechosos.
La cuestión es que días después de radicar la denuncia, el damnificado comenzó a recibir amenazas. Lo más curioso del caso, es que la persona amenazada no tienen idea de quiénes eran los acusados o el lugar donde se llevó a cabo el allanamiento, pero parece que ellos sí saben quien es él y dónde encontrarlo.
En la actualidad hay muchas personas que ni siquiera denuncian los hechos de inseguridad que sufren por temor a las represalias que pueden recibir y eso puede considerarse como grave.